ES TIEMPO DE CONVOCAR UNA ASAMBLEA MULTISECTORIAL

 Las próximas elecciones nacionales deben trascender lo meramente electoral y transformarse en  un espacio de lucha destinado a discutir y aclarar los alcances de la nefasta política que está implementando el macrismo. El Pro y sus socios de la UCR más el Socialismo en todas sus variantes y los distintos grupos autodenominados peronistas dispuestos a colaborar  y sostener al actual gobierno avanzan a pie firme en la entrega del patrimonio de la patria y el trabajo del pueblo argentino al grupo oligárquico conservador agroexportador de la muy europea ciudad puerto y sus socios del capital financiero internacional y empresas de servicios globalizadas.

Ante ello debemos transformar cada ámbito propicio para el debate en un centro de organización y generación de  actividades y  propuestas para la acción y la agitación política, el desarrollo de capacidades de movilización que nos permita ganar la calle para protestar en contra de los graves atropellos contra los derechos y conquistas que se están cercenando y la desaprensiva  política de entrega del capital nacional al poder extranjero profundizando de esa manera la dependencia y la sumisión de las próximas generaciones de argentinos.

Cada uno de estos centros debe darse su propia organización y elegir democráticamente a los compañeros a cargo de la conducción de los mismos. Como primera tarea deben trabajar para reproducirse en otros numerosos centros populares similares al mismo y coordinar entre todos ellos mecanismos de comunicación eficiente para la planificación conjunta de las acciones a desarrollar políticamente, poniendo especial cuidado en la seguridad de los compañerxs y evitar caer en las provocaciones de los grupos parapoliciales y oligárquicos. Existe una numerosa cadena de compañerxs blogueros que pueden ayudar a divulgar nuestras comunicaciones como así también numerosas radios locales a los que podemos acudir.

Dos tareas fundamentales para el éxito de los objetivos son conseguir recursos económicos para poder solventar las actividades  para lo cual se debe recurrir a los numerosos funcionarios, diputados, senadores, provinciales y nacionales  etc. y comprometerlos  a que den su apoyo económico a la causa y la creación de un periódico digital nacional que de amplia difusión entre los sectores populares de las actividades de cada centro. Para ello cada centro de actividad debe transformarse en un corresponsal que comunique las características de las problemáticas de cada región, el análisis y conclusiones que los compañerxs hacen de las mismas para poder difundir y capitalizar experiencias  y no repetir errores ni tomar dos veces por caminos inconducentes. Estas herramientas son fundamentales  si aspiramos a construir un frente político organizado y coordinados con alcance nacional del cual deben surgir nuestros mejores dirigentes con miras a la elección democrática  de una conducción nacional.

Algunos compañeros han  expresado su preocupación porque en las próximas elecciones la mayoría de lxs candidatxs que vayan en nuestra boleta carezcan de la militancia y el compromiso irrenunciable con la causa nacional, popular y latinoamericana. Por esta razón debemos crear algún mecanismo o sistema de control popular sobre nuestrxs representantes para evitar el acceso de tránsfugas oportunistas que prometen cualquier cosa  y una vez electos votan las propuestas del gobierno escudados bajo el  paraguas de ser una “oposición responsable” y de no “entorpecer la gobernabilidad “, frases hechas utilizadas por los oportunistas una vez que subastaron su voto por unos “sanguchitos”  y consumar su traición al pueblo que los eligió.

Debemos implementar los mecanismos para que ello no suceda. Para ello proponemos que en cada barrio, pueblo o ciudad de la Argentina donde se constituya un centro de actividades para la organización y genereación de actividades políticas, los compañeros convoquen a la constitución de una Asamblea Multisectorial que tenga como eje movilizador la urgente necesidad de variar 180 º el rumbo político del país. Se debe invitar a integrar la misma a todos los sectores de la actividad civil, comercial, industrial, cultural, religiosa, militar, política, sindical, deportiva, empresarios, comerciantes, docentes, empleados públicos y privados, trabajadores independientes, excombatientes,  etc. de  la sociedad independientemente que haya votado a Macri o a Scioli o de que posición haya asumido durante el conflicto de la resolución 125. La invitación debe hacerse al único fin de poder explicar las graves consecuencias del principal eje alrededor del cual se estructura la política del actual gobierno consistente en tomar deuda externa en grandes cantidades, carente de una planificación que garantice su aplicación a proyectos capaces de generar los fondos necesarios para su propio pago y que sólo sirve a los fines de alimentar la permanente fuga de capitales y que en los hechos será impagable, generará enormes cargas de intereses usurarios  y dejará en situación de desamparo y semiesclavitud a las futuras generaciones de argentinos.

Esto no nos debe inhibir para poder expedirnos sobre un conjunto de medidas sumamente perjudiciales como ser la apertura indiscriminada de las exportaciones, la flexibilización laboral, los despidos masivos, la renuncia a la defensa de la soberanía en Malvinas, el Atlántico Sur y Antártida Argentina, los tarifazos, el nivel de corrupción generalizado en el gabinete del gobierno, la xenofobia y el racismo explícitamente orientado a denigrar a compatriotas suramericanos, etc. entre muchas otras que también deberían ser tratadas. La convocatoria debe ser necesariamente Multisectorial para evitar las limitaciones que una convocatoria de carácter solamente política le impondría. De esta manera se puede invitar a participar a todos los sectores de la sociedad independientemente de sus preferencias políticas específicas o su perfil ideológico. Se trata de la defensa de los cimientos básicos que sostienen la patria.

La Multisectorial deberá como primera medida emitir una proclama de carácter general por medio de la cual se comunicará a todos los operadores financieros nacionales e internacionales, banca institucional y privada y prestamistas de todas especie a través de todas las embajadas extranjeras, que deben abstenerse de efectuar prestamos de ninguna clase al actual gobierno ya que el pueblo argentino no reconocerá ni pagará ninguna deuda tomada en moneda extranjera por parte de un gobierno que ha hecho del endeudamiento y el condicionamiento de las condiciones de vida de las futuras generaciones el eje de su política económica.

Esta política pone en tela de juicio la legitimidad de todo el accionar del presente gobierno nacional entendiendo que el haber obtenido una mayoría coyuntural en una elección no es condición suficiente para transformarlo en un gobierno “democrático” que pueda obligar al conjunto del pueblo a responder por compromisos de esta naturaleza. El pueblo no los voto para ello. Se necesitan muchas cosas más para ser un gobierno verdaderamente democrático que pueda asumir compromisos de semejante magnitud y obligar al pueblo a responder por ellos ante agentes y operadores internacionales. Principalmente deben expresar y defender la voluntad de las mayorías populares y este gobierno defiende a las claras los intereses políticos y económicos de una minoría selecta y privilegiada,  razón por la cual sólo toma resoluciones en exclusivo beneficio de estas minorías – principalmente extranjeras y globalizadas –  en detrimento de los intereses de la mayoría del pueblo argentino, requisito indispensable para ser considerado un gobierno democrático.  Es indudable que las elecciones “libres, democráticas y sin fraudes” han sido bastardeadas por hábiles maniobras de marketing político, ingeniería electoral y control de medios masivos de comunicación en manos de intereses privados para confundir y desorientar al electorado, transformado lo que en algún momento supo ser una herramienta legítimamente reclamada por el pueblo para la defensa de los intereses populares,  en una herramienta ahora utilizada para legitimar el accionar de minoritarios grupos oligárquicos que supieron utilizar la misma para implementar un golpe de estado electoral y reclamar legitimidad para poder disponer libremente del patrimonio y el futuro del pueblo argentino.

Y esto no lo podemos aceptar bajo ninguna circunstancia. Ya no más. Es hora de decir basta. El Brexit inglés y el triunfo de Trump en EEUU demuestran que hasta los principales países del planeta consideran que las políticas de especulación financiera y la libre circulación de capitales sin control por parte de los estados están agotadas. Este gobierno aún no lo ha comprendido atado como está a agotados modelos ideológicos que ya no tienen cabida. No entiende lo que nos está pasando en Argentina difícilmente podamos pedirle que  comprende lo que está sucediendo en el planeta. Las teorías de los neoliberales,  los chicagos boys y aquellos que pretenden vivir de un mundo dedicado a la especulación financiera han caído en el cajón de los grandes fracasos de la historia. Aquellos que ante el derrumbe del muro de Berlín, la disolución de la ex Unión Soviética y el fin de la guerra fría, tuvieron la soberbia de proclamar el fin de la historia ya  se dieron cuenta que, a su manera, van rumbo al mismo despeñadero y  no quieren ver que su mundo se derrumba de la misma manera de la mano de los inescrupulosos operadores financieros de Wall Street que desde hace 10 años han emitido mas de un trillón de dólares para tratar de salvar un sistema financiero que yace arrodillado, quebrado y nada hace suponer que vayan a salir de la profunda crisis en la que se encuentran,  por lo que han decidido que ya es tiempo de cambiar de rumbo, de adoptar otro programa político, económico y financiero. Un programa reaccionario sin dudas. Un programa para que no cambie nada, gatopardista, para que sigan en el centro de la escena, controlando los principales acontecimientos,  los mismos de siempre. Es tiempo de cambiar de políticas pero no de amos.

Es a estas circunstancias que deberemos enfrentar y no lo podremos hacer con este gobierno quedado en el tiempo, desorientado y desactualizado, carente de capacidad de reacción. Para ello y como segunda medida la Multisectorial deberá redactar un acta compromiso que obligue a todos los candidatxs que integren las boletas de los sectores populares a no avalar ninguna de las medidas reaccionarias de este gobierno, en caso de resultar electx,  con el argumento de la defensa de la gobernabilidad, la oposición responsable o subterfugio que se le parezca. Ya está claro que si a Macri le va bien le irá mal al pueblo argentino y latinoamericano por lo que los representantes del pueblo deben comprometerse a conformar un sólido frente político, tanto en senadorxs como en diputadxs, que supla las permanentes claudicaciones del Poder Ejecutivo. La república tiene tres poderes políticos y el poder legislativo como uno de ellos hoy  tiene que estar a la altura de las circunstancias y tomar la iniciativa política para enfrentar con decisión las mismas convocando al pueblo a movilizarse para apoyar su accionar. Esta acta deberá ser firmada por todos los candidatxs a legisladorxs como condición indispensable para poder integrar las boletas electorales.

Por último la Multisectorial deberá solicitar al Poder Judicial que arbitre todas las medidas necesarias, suficientes y efectivas para que en el momento que se produzca el cambio del gobierno por un gobierno popular, emita por propia decisión, sin consultar a nadie,  ya que como uno de los tres poderes políticos del estado tiene las facultades necesarias para hacerlo, un comunicado a todos los poderes de policía de frontera de la República,  con los datos de todos los funcionarios, actuales y futuros del actual gobierno nacional, gobiernos provinciales, funcionarios de empresas y bancos, etc. vinculados y directamente beneficiados por este gobierno prohibiendo su salida del país hasta tanto la justicia no investigue el grado de legitimidad o falta de la misma de las medidas tomadas por los mismos en sus funciones.

 

San Miguel de Tucumán, 2 de febrero de 2017

Para La cucaracha digital

 Volver al Menú

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: