gfveliz_02 23 julio, 2018

Resultado de imagen para MILITARES CONTRA CIVILES

Para los especialistas, si el decreto de Macri “contradice” las leyes de Seguridad Interior y Defensa Nacional, el uso de militares en el interior del país sería “ilegal”. En todo caso, el Congreso podría buscar derogarlo. “No hay justificación para que el terrorismo sea central en la agenda”, explicaron.

La profunda reforma que el presidente Mauricio Macri quiere realizar en las Fuerzas Armadas, podría ir contra dos leyes –promulgadas en diferentes momentos de la democracia- y un decreto presidencial firmado en 2006.

Si a las fuerzas provinciales, ya les sumaste en zonas calientes fuerzas federales sin lograr el control territorial y generando a su vez internas policiales, con la presencia de las FFAA, sumas más efectivos y reproducís la interna.

Se tratan de la Ley de Defensa Nacional (1988, durante el gobierno de Raúl Alfonsín) y la Ley de Seguridad Interior (1991, durante el gobierno de Carlos Menem).

Es por esto, que incluso derogando el decreto 927/2006 firmado por el ex presidente Néstor Kirchner, el nuevo rol de las Fuerzas Armadas para uso de Seguridad interior, podría entrar en contradicción con las anteriores leyes nombradas.

Sin embargo, desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) advierten que una “maniobra” jurídica podría darle carácter de legalidad al decreto que firmará el presidente Macri, asignándole a las Fuerzas Armadas el rol que tuvieron durante la última dictadura cívico-militar, en donde los militares desaparecieron a 30 mil personas.

“Mientras el decreto no entre en contradicción con las leyes, no debería pasar por el Congreso. Pero no es así, se convertiría en ilegal”, le dijo a este medio, Manuel Trufo – Coordinador del equipo Seguridad democrática y violencia institucional.

El decreto se daría a conocer en los próximos días, aunque todavía faltan argumentos sólidos sobre los reales motivos para llevar a cabo esta reestructuración de las Fuerzas, que pasarán a patrullar las fronteras del país y de esta forma, liberar el uso de Fuerzas de Seguridad, como Prefectura y Gendarmería, para los grandes centros urbanos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: