URGENTE24 » CLAVES

INTENTANDO ‘CERRAR’ 2016

Bono para no reabrir paritarias: Plan Canje de Macri y la CGT que busca soporte empresario

Prometer no es hacer. Y la negociación es un paso imprescindible para prometer, no sólo para hacer. Conceptos tan básicos serían interesantes que tuvieran en cuenta todos los dirigentes políticos argentinos, para no perder credibilidad y para conseguir que su tarea resulte más exitosa. A veces, con tal de ganar, se dice cualquier cosa, apostando a que la memoria colectiva es escasa. Esto es parcialmente correcto pero la realidad del bolsillo es inexorable, y en la coyuntura argentina es el valor que equilibra la desmemoria posible. De todo esto trata el siguiente contenido:

Por Urgente24

Domingo 02 de octubre de 2016

Al final de cuentas, los líderes de la CGT, aparentemente adoctrinados por el papa Francisco, no estuvieron tan dramáticos con Macri y Peña.

arancedo-con-macri

Mariano Spezzapria en el diario El Día, de La Plata:

“(…) el macrismo comenzaba a presentarse como víctima de una supuesta reedición de aquella vieja historia de sinsabores entre Raúl Alfonsín y los gremios peronistas, que en la década del 80 lideraba Saúl Ubaldini. Y en la CGT, que ahora conduce un triunvirato, empezaban a sonar los tambores de guerra, al compás de los números de la economía que no son alentadores para el campo laboral.

Pero hubo contactos reservados entre emisarios de la Casa Rosada y de la central obrera de la calle Azopardo que promovieron un acercamiento de las partes. Ese encuentro fue facilitado por un actor muy influyente en la Argentina post-kirchnerista: la Iglesia católica, que actúa bajo el influjo del papa Francisco. El mensaje que llegó desde la Conferencia Episcopal fue claro: “Agoten las instancias de diálogo”.

Para los sindicalistas más encumbrados, ese consejo fue prácticamente como un plan de acción para encarar las próximas semanas. Mientras que para el Gobierno, resultó lisa y llanamente una bendición. Marcos Peña, el jefe de Gabinete, comunicó las buenas nuevas al presidente Macri y eso le dio aire al ministro Prat-Gay, que siempre había reclamado internamente la convocatoria a un amplio “pacto social”.

Por eso fue el titular de Hacienda quien se puso a la cabeza de las incipientes negociaciones con la CGT, pese a que en la misma mesa se sentaron otros ministros como Triaca y Cabrera. Prat-Gay escuchó las demandas del triunvirato conformado por Schmid, Daer y Acuña, y tardó sólo un día en responder que el Gobierno podría suspender el pago de Ganancias para el medio aguinaldo de diciembre e impulsar el pago de un bono de fin de año.

Es decir, que el más político de los funcionarios que manejan los hilos de la economía macrista ya tenía en carpeta esas medidas, con sus correspondientes estudios de factibilidad técnica. Para el sector público, el bono llegaría a los $1.000, mientras que el Gobierno se lanzará a la aventura de convencer a los empresarios de que dupliquen esa suma en el sector privado. No será una tarea sencilla por cierto.

El acuerdo en gestación incluye también a los sectores más vulnerables de la población, que recibirían un plus en los planes sociales y en los haberes jubilatorios, sobre todo quienes cobran la mínima. En rigor, se trata de algo que debe promover el Estado en un país donde el 32,2 por ciento de los habitantes vive debajo de la línea de pobreza y otro 6,3 por ciento es indigente, con lo que ni siquiera puede cubrir las necesidades alimentarias. (…)”.

Por supuesto que hay mucho aún por resolver. Por ejemplo:

Probablemente la Administración Macri se encuentre prometiendo más allá de sus posibilidades….

A propósito de las promesas, un breve fragmento de la columna de Martin Tetaz, en el mismo diario El Día:

“(…) El segundo dato interesante del informe del INDEC, sobre el que se habló poco en los medios, es el que indica cuán lejos están los pobres de abandonar esa condición. En promedio, según las estadísticas oficiales, cada uno de los dos millones de hogares pobres necesitaría ganar 4.800 pesos más, para llegar al mínimo de la canasta básica de alimentos y servicios.

Esto por un lado quiere decir que la pobreza es profunda y que no se arregla con un aumento en los ingresos de los pobres ni del 10 ni del 20%, pero por otro lado nos permite comprender que la distancia a la que estamos como sociedad de eliminar la pobreza por ingresos tampoco es tan grande. Pensemos que para transferirle $4.800 a cada uno de esos hogares pobres, necesitamos prácticamente 10.000 millones de pesos por mes, o unos $120.000 millones por año. La cifra parece alta, pero es solo una tercera parte de lo que gastaremos este año en subsidios a la luz, el gas y el transporte, que favorecen sobre todo a la clase media y alta.

Esto quiere decir que la pobreza cero depende de una decisión política que podría tomarse en menos de un día, re direccionando el dinero de los subsidios para que beneficie a los que menos tienen. (…)”.

Esto ya había sido adelantado en Periodismo por Metro:

 
Todos Unidos
Todos Unidos
 
La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) instó a la CGT a “agotar todas las instancias de diálogo” antes de adoptar un paro general, aunque coincidió con la central obrera en que el Gobierno debe atender “en forma urgente” a quienes “están padeciendo necesidades mayores”.
 
La plana mayor de la CGT unificada visitó la sede de la Conferencia Episcopal en el barrio porteño de Retiro, donde fue recibida por José María Arancedo y Carlos Malfa, presidente y secretario de la entidad, respectivamente, en el marco de la ronda de reuniones que la central mantiene tras su reunificación, antes de definir el 23 de este mes si faculta al triunvirato a convocar a una huelga general.
Durante la reunión, Arancedo instó a los dirigentes gremiales a “agotar todas las instancias de diálogo antes de adoptar medidas de fuerza extrema como una huelga general, que es también un derecho”, indicó la CEA en un comunicado. 
En la rueda de prensa posterior, Arancedo sostuvo acerca del Gobierno que “no siempre las intenciones son suficientes porque a veces hay que tener una visión solidaria con mayor una urgencia en la solución de los problemas”.
“Hay que poner mayor preocupación en forma urgente por las personas que están padeciendo necesidades mayores”, pidió el presidente de la CEA.
Los integrantes de la central obrera plantearon en la reunión su preocupación sobre diversos temas de la coyuntura económica y social como “la creciente desocupación, la cual está generando un incremento no sólo de la pobreza sino también del narcotráfico”, informó la Iglesia. 
“Desde la reunificación (los sindicalistas), están llevando adelante una ronda de conversaciones con distintos sectores de la sociedad para dar a conocer la intranquilidad y gravedad de la situación”, prosiguió el comunicado de la CEA.
Además indicó que los dirigentes de la CGT expusieron “sus inquietudes en torno a medidas económicas del gobierno nacional, el diálogo que están manteniendo con el mismo, el valor de la unidad obrera y la cultura del trabajo”. 
Por la CGT asistieron los integrantes del triunvirato, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, además de Andrés Rodríguez, José Luis Lingieri, Armando Cavalieri, Gerardo Martínez, Francisco Gutiérrez, Omar Plaini, Sergio Romero, Jorge Sola, Víctor Santamaría, y Rodolfo Daer. 
Más temprano, la central mantuvo una reunión con el presidente del PJ, José Luis Gioja, mientras que la ronda de audiencias continuará en los próximos días con encuentros con gobernadores peronistas y con el ministro de Hacienda, Alfonso de Prat Gay.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: