Ernesto 5 abril, 2019

 

HECHOS DE LA PATRIA GRANDE

FALLECE RAÚL ALFONSÍN

 

 

 

   

31 DE MARZO DE 2009: FALLECE RAÚL ALFONSÍN. UN DISCURSO QUE TODAVÍA SUENA…
Por Luis H. Yanicelli (ex presidente del Comité Nacional de la Juventud Radical -1987/1989-) – Desde Tucumán (para Instituto del Pensamiento Latinoamericano)

– “Si logramos establecer el estado de derecho y la efectiva vigencia de la Constitución, nuestra posteridad nos ha de honrar, como nosotros lo hacemos con los que nos dieron la nacionalidad”. Así enseñaba Raúl Alfonsín la trascendencia que implicaba la restauración democrática, en aquél discurso de la campaña presidencial de 1983. Discurso que constituyó la más maravillosa pieza didáctica con la que a los argentinos se nos haya explicado el valor del estado de derecho, el significado trascendente del respeto a la Constitución y, fundamentalmente, la importancia de aprender a vivir en la disidencia sin que ello implique desencuentros dramáticos, cuando no trágicos. Militó a lo largo de la geografía del país, repitiendo en cada una de los cientos de tribunas que se levantaron para escuchar aquella clase magistral de Democracia.

– “Ya todos hemos aprendido que la diferencia que va entre dictadura y democracia, es la misma que va entre la vida y la muerte”. Y cuando esto decía, nosotros, los jóvenes que cautivados por aquél naciente líder rodeábamos su tribuna y con convicción gritábamos a los cuatro vientos “ahora Alfonsín”, coreábamos “somos la vida, somos la paz”.

– Frente a los que sostenían la concepción de la anti política, Alfonsín explicaba que la democracia no sólo era la forma de elegir un gobierno, sino un estilo de vida para todos los momentos o circunstancias de la vida de una sociedad. “Con la democracia se come, se cura y educa”..

– Enfrentó a los neoliberales encabezados por el nefasto Ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz –de la dictadura presidida por Videla-, desenmascarándolos y poniendo la pertinente distancia entre el “Régimen falaz y descreído” que décadas atrás había denunciado Hipólito Yrigoyen, levantaba las banderas de la “Causa”, que se sintetizaba en la unidad de los sectores populares, y así convocaba a que nos sumásemos todos en la empresa por la conquista de la democracia, “pero esta vez vendremos con nuestras banderas un poco más bajas, porque pondremos por arriba la celeste y blanca de los argentinos”.

– Hace exactamente diez años que murió. Hoy es historia. Pero sus ideas y pensamientos son un desafío para nosotros. Todavía está pendiente la construcción de un país, inspirado en ideales “reformistas, transformadores, progresistas, democráticos y solidarios”. El Raúl de todos fundó los cimientos de la democracia, grabó en la mente y el corazón de los argentinos un “nunca más” a las tragedias violentas y dictatoriales. Y nos alertó de evitar que retornen los economistas neoliberales, “esos nenes de papá que pretenden hacer del país lo que no pudieron sus abuelos”. Ese “nene de papá” hoy se llama Macri y Alfonsín lo marcó claramente cuando dijo: “Macri es nuestro límite, no podemos discutir nuestros programas con el que representa la derecha”.

– Hace una década que ha muerto, pero su posteridad tiene trazada una ruta de libertad, presidida por la ética de la solidaridad.-

 

 

 

 

 

eab/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: